Diseño gráfico

Desde que tenía uso de razón siempre he hecho artesanía con las manos: juguetes, muñecos, belenes, revistas, collages, etc. Esto se lo debo a dos maestras con un gran sentido creativo de la educación: mi madre, Ángela Guerola, la persona que me enseñó a leer, y mi profesora de primaria Carmen Linares. Con el paso del tiempo he ido sustituyendo el papel, las tijeras, la plastilina y los cartones por el ordenador, las cámaras digitales, los gestores tipográficos y esas cosas, pero siempre considerando el mundo de la creatividad artística como una de las partes más importantes de mi desarrollo personal. Y eso lo aplico a todos los órdenes de mi vida, incluída la parte profesional, aunque en principio y aparentemente no tengan nada que ver: tienes que hacer en cada momento lo que te apetezca y mejor sepas, y procurar que eso coincida con tu trabajo.

A lo largo de estos años he hecho maquetación y diagramación, retoque, montaje, siempre procurando molestar lo menos posible y experimentando con estos nuevos medios creativos. Y sin perder el sentido común principal, que en mi caso es claridad+crítica+humor