Desayunar

Cortar el ayuno, eso es etimológicamente des-ayunar. El de esta mañana es especial porque me apetece que sea especial y porque hay un silencio espectacular en el ambiente: aceite de oliva virgen extra sin filtrar de la cooperativa de Brácana, esparcido de aquella manière sobre mollete blanco antequerano del horno Motor de Villafranca de Córdoba, con tomate de Alcolea y ajo de Montalbán, acompañado de zumito de naranjas de Palma del Rio.

Y a la incomparable luz de las ocho de la mañana de un día cualquiera al aire libre. La liberté ne s'achète pas.